Entrar en el “Rocódromo Wild Cats” es entrar en otra dimensión. Un lugar mágico para los más pequeños y un centro de escalada totalmente equipado para los adultos. El local situado en el número 10A de la Avenida de Madrid del municipio vecino de Valdemoro, a escasos 5 minutos de Pinto, alberga una instalación diseñada por y para escaladores. Con mucho mimo y cariño, sus responsables, Antonio Goicolea “Toni” y “Silvia” Cuenca, cuidan hasta el más mínimo detalle para que el ir a escalar a Wild Cats sea una experiencia única.

Wild Cats es un rocódromo indoor donde los amantes de la escalada pueden ir a practicar su deporte favorito sin tener que estar pendiente de la climatología o desplazarse largas distancias para poder tocar cima. Además, tienen una escuela de iniciación a la escalada desde los 4 años. Clases grupales para adolescentes y mayores y numerosas franjas horarias componen su amplia oferta. Una verdadera gozada para los escaladores que residen en la zona sur de Madrid.

Un día en Wild Cats  

Un día durante una de las clases en Wild Cats. Alex es uno de los monitores que forman parte de la escuela de escalada. Foto: Wild Cats.

Tener el privilegio de ser testigo de una de sus clases es una verdadera gozada. La guía de la expedición, Silvia, recoge a los más jóvenes e intrépidos escaladores del improvisado campo base, donde tras calzarse los pies de gato, embadurnarse de hidrogel comienzan su ascensión hacía la cima, en esta ocasión, el mítico Everest.

Los chicos y chicas prestan atención a Silvia, que hace un pequeño calentamiento antes de dar inicio a la actividad. Fichas con números, primeras escaladas y las primeras risas. Los más aventajados llegan a las cotas más altas, pero ninguno se queda atrás. La destreza de los más pequeños deja ojiplático al allí presente.

Tras los más pequeños, llega el grupo de chicos y chicas semiadolescentes, que de la mano del monitor Alejandro Pérez “Alex”, el tercero en liza, que junto a Silvia y Toni son los encargados de hacer de Wild Cats, una verdadera escuela de escaladores.

Un guion que se repite de lunes a sábados, pero cada día es una nueva aventura. Las travesías y los bloques van cambiando de forma sistemática buscando siempre un nuevo aliciente. Dirigido para todo tipo de edades y niveles de dificultad.

La llegada del COVID

Las medidas de seguridad son estrictas. Mascarillas, hidrogeles o magnesio líquido están presentes durante todas las actividades. Foto: WildCats.

En Marzo, cuando teníamos todo encarrilado para la temporada, con los grupos creados, las clases llenas, llega el COVID y tenemos que paralizar todas las actividades. Con el correspondiente trastorno que crea esta situación. Aunque nosotros cerramos unos días antes de que se decretara el Estado de Alarma porque consideráramos que prevalecía la salud de nuestros usuarios a la actividad”, comenta a ePinto, Silvia Cuenca, una de las responsables de Wild Cats.

La llegada del coronavirus ha cambiado la forma de trabajar. En Wild Cats han sabido adaptarse a la situación como un camaleón y han logrado encontrar el equilibrio para que se pueda seguir disfrutando de la escalada de una manera totalmente segura. Hidrogeles, mascarillas, magnesio líquido y todas las medidas sanitarias posibles para minimizar las posibilidades de contagio. Incluso han instalado un sistema de ventilación y purificación de última generación.

Sobre su adaptación, Silvia Cuenca nos reconoce que tuvieron que readaptar las actividades: “Volvimos con el aforo limitada, con cita previa y ahora hemos decidido reducir el número de alumnos por clase, sacar más grupos, pero con menos alumnos para buscar, sobre todo, la seguridad de los alumnos y usuarios”.

Si hablamos de un tema tan delicado como es la economía, el tándem que forman los dos responsables de Wild Cats, Silvia y Toni, lo tienen claro: “Hemos tenido que volver hacer un esfuerzo económico importante. Volver a pedir un préstamo bancario para poder hacer frente a los gastos extras que hemos tenido y al tiempo que estuvimos cerrados. Pero con la misma ilusión que cuando abrimos y con muchas ganas de trabajar y seguir creciendo de la mano de nuestros usuarios”.  

Sin duda, podríamos aplicar para la familia de Wild Cats el dicho de a grandes males, grandes soluciones, porque sin duda son un ejemplo a la hora de sobreponerse a las adversidades. Mientras se realiza la entrevista, no paran de entrar y salir usuarios. Algunos dejan a sus hijos en las clases y mientras aprovechan para practicar escalada. Otros, llegan con su planificación y comienzan a subir por las paredes como si fueran el mismísimo Peter Parker. Entre ellos, vecinos de Pinto, que se desplazan hasta el Polígono de la Albresa. Todo ello, con estrictas medidas de seguridad.

Wild Cats, entre nosotros desde 2013.

Silvia Cuenca y Antonio Goicolea “Toni”, un ejemplo de pareja que ha sabido adaptarse a la nueva “época COVID”.
Foto: Wild Cats.

La pasión de “Toni”, compartida por Silvia, fue la semilla de lo que hoy conocemos como la familia de Wild Cats. Son muchos los usuarios que siente Wild Cats como parte de su vida. Una verdadera familia, donde, aparte de escalar, ríen, lloran, comparten sus inquietudes y pasan grandes momentos, dentro y fuera de las zonas de escalada.

Un ejemplo de cómo la buena gestión, la profesionalidad y, sobre todo, la implicación de sus responsables ha conseguido que Wild Cats sea un referente entre la comunidad de escaladores.

Aunque no todo fue sencillo. Los inicios, en 2013, no fueron un camino de rosas. “Los inicios estuvieron envueltos en mucha incertidumbre. No teníamos un gran presupuesto para dedicarlo en publicidad, pero poco a poco y gracias al boca a boca, nos hemos convertido en lo que somos hoy en día. Un lugar de encuentro de escaladores, que vienen a practicar su deporte favorito o traen a sus hijos a la escuela para que aprendan a escalar”, señalada Silvia Cuenca.

Por si fuera poco, este 2020 esperan consolidar un nuevo proyecto, “Wild Cats Trekking”. Un formato de rutas guiadas por la sierra madrileña, dirigido para todo tipo de públicos. Todo ello de la mano de Silvia Cuenca, guía titulada y experta conocedora algunos de los rincones más bellos de la sierra madrileña.

Un ejemplo más de que los grandes proyectos se logran a base de mucho esfuerzo, sacrificio y constancia.

DATOS ROCODROMO WILD CATS.
Dirección: Avenida de Madrid, 10A, 28342. Valdemoro (Madrid)
Teléfono: 91 895 30 07
Página web: www.wildcats.es
Correo: info@wildcast.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí