Desde hace días los vecinos hemos podido ver un nuevo elemento situado sobre la cubierta de la iglesia de San José. Este nuevo elemento es definitivo y en este artículo te explicamos en qué consiste.

A este edificio, antiguo colegio de niñas huérfanas de la Sagrada Familia de Burdeos, se le añadió una capilla a finales del XIX. Este nuevo cuerpo recubierto de zinc que se ha añadido era la antigua salida a la cubierta. Anteriormente esta salida era descubierta, y por tanto, entraba el agua de las lluvias y producía humedades en el interior. Por tanto, se trata de un elemento claramente nuevo y visible que tiene la funcionalidad de asegurar la conservación del edificio. No se pretende engañar, y por tanto, se diferencia claramente del original, evitando confundirlo con un elemento original del edificio, y por ello se utilizan materiales diferentes, pero compatibles.

El interior de la estructura es digno de verse, porque su estructura interna es de madera.Por tanto, es una nueva estructura recubierta de zinc que servirá tanto para visitar la bajo cubierta (una verdadera maravilla que se ha construido de la misma forma que en el siglo XIX con los medios actuales) y para realizar un mantenimiento en condiciones de seguridad. También se ha fabricado una  escalera nueva por la que se accederá al campanario con seguridad.

A esta torre le faltaba un remate, un retranqueado. Si se hubiera subido un elemento en ladrillo, le hubiera quitado protagonismo a esa fachada. Hubiera parecido un elemento invasivo y se habría confundido como un elemento original del edificio. Por ello, siguiendo los patrones de la restauración, se ha optado por un elemento diferente: el zinc.

El zinc es un material noble, más duradero. Es cierto que en España no hay tradición con respecto al zinc, pero en zonas donde hay más lluvias, sí. Es un material resistente y duradero y no es habitual porque es un material caro. Se utiliza en edificios de cierta categoría (Palacio Real e iglesias de gran entidad). Actualmente el elemento destaca más porque está recién puesto y por tal motivo brilla. Pero con el tiempo se matizará y se convertirá en mate, pasando más inadvertido.

1 COMENTARIO

  1. El colegio fue para huérfanas de militares. Dicho colegio se llamaba de San José, de ahī el nombre de la iglesia y era la capilla del colegio aunque podían asistir los ciudadanos del pueblo. El colegio era propiedad de la congregación de la Sgda. Familia de Burdeos que atendía a las niñas y que generosamente donaron al pueblo de Pinto por lo que creo merecen un reconocimiento. Una antigua alumna del colegio que ahora tiene 84 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí