Una empresa chocolatera centenaria con fábrica en Ceuta es la nueva propietaria de Chocolates Eureka, adquirida a través de subasta telemática por 2.083.553,49 euros. En el proceso de transmisión se asegura la continuidad de las líneas de producción de la empresa y también la continuidad de los nueve puestos de trabajo que no han dejado de dar servicio en la planta de Pinto (dos administrativos, ventas, dirección, calidad y cuatro trabajadores de la fábrica).

La nave de Pinto consta de 3.300 metros cuadrados. La fábrica cuenta con varias líneas de producción, que van desde el prensado del grano de cacao a la composición de diferentes productos derivados del cacao en polvo como tabletas y otros productos.

En 2021 la empresa Chocolates Eureka llevó a cabo un ERE para recortar costes como consecuencia de las inversiones realizadas entre 2015-2018, el proyecto de su línea de tiendas franquiciadas y a los estragos de la pandemia del Covid-19 que afectó al 60% de la plantilla, con 13 trabajadores despedidos. El último depósito de cuentas disponibles es el de 2020, cuando facturó 3,84 millones de euros netos.

La gran celeridad en la operación, ha propiciado que Chocolates Eureka mantenga así sus líneas de producción bajo las marcas Eureka, Caoflor, Atlantic, Doria o Tres Tazas, evitándose así la disolución de la fábrica.

PINTO, CIUDAD HISTÓRICA DEL CHOCOLATE

La historia de Chocolates Eureka, ahora llamada La Colonial de Eureka, tiene su origen en Joaquín López Pérez, que provenía de una familia con tradición chocolatera de Villajoyosa (Alicante). Joaquín, bajo la razón social López Pérez S.A., compra fábricas de chocolate en Granada, Sevilla y la antigua fábrica de chocolates Eureka de Cádiz. Es la tercera empresa que fabricará chocolate en Pinto, un vínculo iniciado en 1866 por Jaime Méric Saisset con la célebre Compañía Colonial.

El 27 de junio de 1961 se constituye la Sociedad Anónima López Moltó S.A. en Sevilla, con sede Social en Cádiz, por el matrimonio formado por Joaquín López Pérez y Carmen Moltó Ferri, ambos residentes en Alcoy, y su mano derecha Manuel Quirosa López, residente en Cádiz. Esta empresa tendrá fábricas en Cádiz (Eureka) y Sevilla. De las cuatrocientas acciones que conformaban la nueva sociedad, Joaquín López suscribió 238, Carmen Moltó suscribió 170 y Manuel Quirosa las dos acciones restantes. El 31 de julio de 1965, López Moltó S.A. adquiere una cuarta parte de los edificios destinados a la fabricación de chocolate de La Colonial S.A., fábrica que había cerrado a principios de los años 60. Progresivamente se centraliza la producción en la planta de Pinto. Con los años se van incorporando pequeñas fábricas como la de Blanco y Negro y ABC, en Sevilla; o la fábrica de Doria, en Granada.

López Moltó elaboraba su producción en tres centros: en la fábrica de Sevilla se fabricaban las coberturas, en el polígono de la Estación, actual fábrica de “La Colonial de Eureka”, se fabricaba Caoflor y en la desaparecida fábrica de Pinto se fabricaban las tabletas de chocolate. Posteriormente se cerraría la fábrica de Sevilla, trasladándose la maquinaria y algunos trabajadores a Pinto para continuar la producción.
Posteriormente fallece el fundador de la empresa y se produce un cambio generacional, con momentos muy difíciles para la compañía.

El 14 de febrero de 2001 se traslada definitivamente la producción al polígono de la Estación, calle Águilas, número 7, donde actualmente continúa. La cuarta parte de aquella antigua fábrica de chocolates desapareció para siempre.
En julio de 2002 la empresa es vendida a un grupo inversor, incorporándose un nuevo equipo directivo, totalmente desvinculado de los anteriores propietarios. En la primavera de 2003 se decide el cambio de nombre a “Chocolates Eureka, S.A.”.  El 14 de agosto de 2017, los mismos propietarios deciden un nuevo cambio de nombre pasando a ser “Chocolates La Colonial de Eureka, S.A.”, intentando apropiarse del importante pasado histórico de la Compañía Colonial, de la que afirmaban, sin ningún rigor, ser propietarios. 

¿QUIÉN ES EL NUEVO PROPIETARIO?

BORRÁS S.L., nuevo propietario de la fábrica de Pinto, es una empresa de fabricación de chocolate y derivados del cacao creada en 1917 en Ceuta. Su principal marca es Chocolates Maruja. El origen de Chocolates Borrás se remonta a la historia de dos familias que llegan a Ceuta a principios del siglo XX: la familia Borrás, de origen catalán, y Constantino López, un señor muy emprendedor que viene a Ceuta como soldado y para hacer sus milicias. Mientras, Constantino trabajaba en una tienda de ultramarinos, pero cuando se licencia, con el dinero que tenía ahorrado, monta su propio negocio: otra tienda de ultramarinos. Esa pequeñita tienda de Constantino López marcha bien, pero su verdadero sueño era tener una fábrica de chocolate, que se llamará como su primera hija, Maruja.

Constantino necesitaba etiquetas y creó una imprenta, que será Olimpia, como su segunda hija. La familia Borrás era muy amiga de Constantino López, que inesperadamente fallece joven y sus herederos le venden el negocio a los Borrás.

Los Borrás eran una familia emprendedora que tenían muchos negocios como bodegas, barcos, suministros navales o una fábrica de azúcares en Tetuán. Serían los que consiguieron que el chocolate Maruja penetrase en Marruecos, su principal cliente desde sus comienzos.

Desde el año 1952, la empresa se especializó en el sucedáneo de chocolate, que en vez de estar elaborado con manteca de cacao, utiliza en su receta otra grasa vegetal que le permitía aguantar mejor la distribución y los cambios de temperatura de esta zona. Poco a poco este chocolate fabricado en Ceuta fue adquiriendo un “buen renombre” en Marruecos. Pero será Ricardo Borrás el que, a base de inversiones en tecnología y máquinas, trabajo y constancia, dé un impulso internacional a esta empresa ceutí.

Ricardo Borrás Rodríguez falleció el 16 de octubre de 2020 y ahora son sus hijos los que están al frente de la empresa. Una firma que mantiene la continuidad y la expansión del negocio. Más del 98% de la producción de Borrás se destina al mercado exterior, teniendo presencia en más de 20 países, con una importante presencia en el norte de África, especialmente en Marruecos y Argelia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí