El 6 de marzo de 1961 un joven Francisco Ibáñez publica en la contraportada del primer número de la revista Tío Vivo la primera serie de esta historieta que pronto adquirió fama y popularidad: 13, Rue del Percebe. La novedad de esta historieta reside en su originalidad y complejidad. Una sección de un edificio nos muestra los diferentes ambientes y un conjunto de chistes protagonizados por los inquilinos. La complejidad y el esfuerzo a la hora de realizar esta serie es mucho mayor que cualquier otra historieta. El propio autor, creador de los célebres personajes de Mortaledo y Filemón o Rompetechos, afirmaba que cuando creaba 13, Rue del Percebe “costaba dos o tres veces más que una página corriente. En una página normal y corriente eran tres o cuatro gags, y en la 13 Rue del Percebe eran 14 o 15, siempre metidos en el mismo lugar, siempre metidos en aquel nicho, en aquel piso, de ahí no podían menearse, no podías hacerlos correr por las montañas o por el campo”.

Primera historieta de 13, Rue del Percebe de Francisco Ibáñez publicada el 6 de marzo de 1961

Mucho se ha estudiado sobre los antecedentes de esta estructura que se adentra en la intimidad del interior de las casas de un edificio. En febrero de 1900, la revista Blanco y Negro publicaba una interesante viñeta de Joaquim Xaudaró titulada “La Epidemia reinante” donde nos mostraba las intimidades de las diferentes moradas de un edificio. El autor retomaría esta estructura en “Una casa en nochebuena”, de 1902.

Original de “La Epidemia reinante”, obra de Joaquim Xaudaró, publicada el 10 de febrero de 1900 en Blanco y Negro

En “School for Girls”, de enero de 1947, uno de los grandes maestros de la historia del cómic, Will Eisner, dedicó una página entera que se componía de una casa, correspondiéndose las distintas viñetas con las habitaciones donde se desarrollaba la trama, consiguiendo así mostrar numerosas acciones simultáneas.  

School for Girls, de Will Eisner, publicado en 1947

Posteriormente son muchos los autores que continúan con esta estructura. Pero…

¿hubo en el siglo XIX algún trabajo que fuera antecedente directo a esta famosa estructura del 13 Rue del Percebe?

La respuesta es SÍ, y su autor no es otro que Daniel Urrabieta Vierge, el padre de la Ilustración Moderna, que vivió su infancia y adolescencia en nuestro pueblo, Pinto.

Vierge vivió desde los 6 hasta los 18 años en Pinto, momento en el que se trasladó a París, donde trabajó desde 1869 en la prestigiosa publicación “Le Monde Illustré”.

Fue en este periódico donde en 1872 publicó “La Nuit de Noel a París”, donde muestra la celebración de la Nochevieja en cada piso del interior de un edificio parisino, siguiendo esta estructura original e inusual de seccionar la fachada para adentrarnos en la intimidad de cada escena.

Nuevamente Vierge se convierte, con su estilo propio, fotográfico, en un ilustrador muy reconocido solicitado por revistas y editores. Fue comendador de la Real Orden de Isabel la Católica en 1882 y condecorado Caballero de la Legión de Honor francesa en 1889.

Un ejemplo de superación

A los 30 años Vierge sufre un ictus que le provoca una hemiplejia. No puede hablar ni mover sus extremidades derechas. Los pronósticos eran desfavorables y le daban por perdido. Pero Vierge sobrevivió a la fase aguda de su enfermedad, recuperando su nivel de conciencia. Gracias a su capacidad y fuerza de voluntad logra recuperar su capacidad de dibujar con la mano izquierda, llegando a hacerlo con la misma calidad artística que en su etapa anterior, siendo indiferenciables ambas. Vierge seguiría dibujando 20 años más hasta que un nuevo accidente vascular cerebral acabó con su vida a los 53 años de edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí