Virgen de la Asunción, patrona de la Villa de Pinto

0
2998

Hoy es el día de la festividad de Nuestra Señora la Virgen de la Asunción, patrona de la villa de Pinto. Por tal motivo, desde ePinto os mostramos una reseña de la historia de la imagen de la Virgen de la Asunción y del Convento de las Monjas Capuchinas de Pinto, donde se venera su imagen, realizada por Mario Coronas.

Fundación del Convento

El 20 de Septiembre de 1529 se fundó el Monasterio de Religiosas de la Orden de San Bernardo de la villa de Pinto. Desde esa fecha ya tenemos constancia de la existencia de la imagen de Nuestra Señora de la Asunción, aunque la imagen actual no se corresponde con la primitiva.
Las fundadoras del convento fueron María de la Madre de Dios, monja del Monasterio de la villa de Yepes, de gran santidad, y tres hermanas suyas, doña María, doña Mencia y doña Constancia Barroso, del Monasterio de Santo Domingo el antiguo de Toledo.

En Pinto permanecieron con notable ejemplo de virtud hasta el 9 de septiembre de 1588, fecha en la que se trasladaron a Madrid porque el monasterio de Pinto era tan húmedo que las monjas enfermaban y morían.

Las monjas se olvidan de la imagen por tres veces

Cuando se trasladaron desde el convento de Pinto a la villa de Madrid, y teniendo prevenidas tres imágenes de nuestra Señora para llevarlas a la capital, por tres veces se les olvidó una de ellas, la imagen de Nuestra Señora de la Asunción, actual Patrona de Pinto que quedó para siempre en nuestro municipio.

Las Monjas Bernardas se trasladaron a un convento en la Carrera de San Jerónimo y allí estuvieron hasta 1837. Durante su estancia en Madrid se las conocía como “Las Monjas de Pinto”. Posteriormente se trasladaron al Convento del Sacramento de Madrid.

Las monjas Capuchinas

El 13 de junio de 1639 se instalaron en el antiguo Monasterio las Hermanas de San Francisco, o de las Capuchinas, como comúnmente se las conoce.
Pinto llevaba mucho tiempo sin lluvias y sus vecinos estaban muy preocupados “por tan gran aprieto y necesidad“. Al llegar las religiosas capuchinas la lluvia fue tan copiosa “que las calles parecían ríos, y se continuó por toda la noche el agua y el día siguiente…” El vecindario atribuyó a las monjas la salvación de la gran sequía y se realizaron festejos que duraron varios días.

Este convento se fundó a expensas de don Pedro Pacheco, primer marqués de Castrofuerte, en virtud de una promesa hecha a su primera esposa, Francisca Sarmiento. La idea inicial era construir un nuevo convento, aunque finalmente se optó por restaurar el convento que décadas atrás habían abandonado las religiosas Bernardas.

Las monjas Capuchinas pertenecen a una orden contemplativa cuyas austeras reglas no le permiten salir al mundo exterior, salvo en especiales circunstancias y con una dispensa oficial. Viven en extrema pobreza manteniéndose con su trabajo y con los donativos de la gente piadosa.

Posteriormente, el marqués de Castrofuerte ordenó la construcción de la iglesia adosada al convento, ya que la capilla que dejaron las monjas Bernardas no le pareció adecuada por encontrarse en estado ruinoso. Las obras de construcción terminaron en 1703 y corrieron a cargo de Juan Cabello.

El convento actual es de reciente configuración. Solamente se conserva del siglo XVII la Iglesia, que fue incoada Bien de Interés Cultural por la Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas con fecha 23 de septiembre de 1982, con la categoría de monumento. En octubre de 2010, la Comunidad de Madrid incluyó a la iglesia del convento de las Capuchinas dentro del inventario de Bienes Culturales de la Comunidad de Madrid, lo que asegura una mejor conservación del edificio y una protección especial para el entorno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí