Explicación del dicho “Entre Pinto y Valdemoro” en varios programas de Telemadrid

Sin duda se trata de una frase muy popular, utilizada por todos. Pero, ¿cuál es su origen?
Siempre hemos oído la famosa historia del borracho que se entretenía saltando de un lado a otro del arroyo, que según cuenta esta leyenda existía limitando Pinto con Valdemoro. Cuando pasaba al lado de Pinto exclamaba: Ya estoy en Pinto. Cuando saltaba hacia Valdemoro afirmaba: Ya estoy en Valdemoro.
Pero con el movimiento y los saltos se le fue la vista, y una de las veces cayó en medio del arroyo, exclamando al sentirse mojado:
Ahora estoy entre Pinto y Valdemoro


Existe una explicación muy reciente que afirma que el dicho proviene de los lindes llevados a cabo por Fernando III “El Santo entre Pinto y Valdemoro con la colocación de 42 hitos y mojones. Esta afirmación carece de fundamento y, sobre todo, carece de fuente documental.Si este dicho hubiera tenido origen en esta fecha, tendría que aparecer en el “Vocabulario de refranes y frases proverbiales” de Correas, publicado en 1627. Y no aparece.


Sin embargo, hay una grandísima documentación sobre otra explicación, la relacionada con el vino y el estado que provoca su exceso consumo.


A mediados del siglo XIX Mesonero Romanos ya indicaba que tanto Pinto como Valdemoro eran grandes productores de vino, y que entre ambos pueblos existía un vasto plantío de viñedo, afirmando que esto “sin duda ha dado origen al dicho vulgar de entre Pinto y Valdemoro, para designar el estado de quien empieza a dar señales de haberse excedido en la bebida”.
También Juan Cotarelo, en su “Manual de la Provincia de Madrid”, de 1849, afirmaba que “sin duda por la abundancia de viñas que había anteriormente en el término de Valdemoro y en el de Pinto, de las que hoy se conservan algunas, tiene origen aquel refrán que se aplica a los que empiezan a embriagarse, que dice: entre Pinto y Valdemoro”.


En 1868, Florencio Moreno Godino publicó este famoso cuento del borracho y la zanja, llegando a fechar la simpática anécdota en el día posterior al motín de Esquilache, es decir, el 24 de marzo de 1766. 20 años más tarde, en 1888, Andrés Marín Pérez recupera la anécdota del borracho y el arroyo en su Guía de Madrid y su provincia.

Ilustración publicada en “Almanaque de los chistes“, de 1870


Los vinos de Pinto y Valdemoro eran muy celebrados en los siglos XVI y XVII. Tenemos referencias del año 1642, donde Valdemoro producía 100.546 arrobas de vino, que bastando al consumo y con las existencias anteriores, dio lugar a que se prohibiera la entrada de vino de fuera. Las numerosas vides, que con su frondosidad ocultaban el inmenso campo de ambos pueblos, deleitaron a muchas generaciones. Hay muchas referencias escritas a su excelente calidad. Su abundancia, aún hoy, nos la revelan las numerosas cuevas y bodegas ya perdidas, muchas abandonadas y la capacidad de las pocas que aún hoy se usan.
Incluso Pérez Galdós, en sus Episodios Nacionales, afirmaba que “y ya en el paso entre Valdemoro y Pinto, lugares famosos por sus alborozantes vinos, iba mi pensamiento…


A finales del siglo XIX el cultivo del vino en Valdemoro y Pinto se perdió como consecuencia de las epidemias de filoxera que atacaron a la mayoría de las viñas de España. Se sustituyó por el olivar; más productivo y menos afectado por las plagas.

Pero aún tenemos una incógnita por resolver. ¿Existió realmente un arroyo entre Pinto y Valdemoro?
Según la “Descripción de la Provincia de Madrid”, realizada por Tomás López en 1763, sí existió el arroyo. En el libro afirma que tanto Pinto como Valdemoro son fértiles en vino, pan y aceite. Y por último se afirma que para ir a Valdemoro “al salir de Pinto se pasa un Arroyo”. Por tanto, la famosa anécdota del borracho empieza a cobrar veracidad.

Para más información se puede ver este vídeo resumen con las explicaciones sobre el origen del dicho “Entre Pinto y Valdemoro” que fueron expuestas en la III Jornadas de Patrimonio Histórico, que versaban sobre “Entre Pinto y Valdemoro”. La conferencia se realizó el 6 de octubre de 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí